Rock y Niños

Aquí os dejamos un post que nos ha elaborado nuestro colaborador musical Panzaner Z, esperamos que os guste.

Siempre me ha fascinado como cambia el punto de vista de las cosas con el paso del tiempo. Verán porqué lo digo.

En mi adolescencia descubrí una de las cosas que más me marcaron en el sentido más amplio de la palabra: mi amor por la música. Y digo en el sentido más amplio porque el estilo que me atrapó fue el rock and roll y éste, en una etapa tan rompedora de la vida de una persona, no solo se circunscribe a lo estrictamente musical si no que siente uno que ha encontrado una forma y estilo de vida que te hace ser diferente del resto o, al menos, de lo más convencional. Aún con mi mala memoria, todavía recuerdo perfectamente, a los 15 añitos aproximadamente, una de mis primeras peregrinaciones a Madrid para disfrutar de uno de los mayores placeres que puede experimentar un adolescente, ir a un concierto de rock. El evento fue en el auditorio de la casa de campo. Aún puedo sentir el subidón que te proporcionaba el chute de libertad que suponía para un chaval de esa edad un evento de esas características.

La cosa es que uno va creciendo y, aunque más ecléptico en gustos musicales ( lo mismo escucha uno a Malevaje que a Camarón, pasando por Calexico) el amor por el rock ahí queda, amén de otras manifestaciones artísticas que la hacen a uno disfrutar y le aportan felicidad, pero se va uno olvidando de todo el resto de parafernalia o de lo que se viene a llamar el “estilo de vida rockero”. La vida va poniendo las cosas en su sitio y, como si de un tetris se tratara, las fichas no siempre caen en el lado donde a uno le gustaría que estuvieran.

Una de las fichas del “tetris de mi vida” (ojo, esta cayó donde tenía que caer, no me malinterpreten) vino hace algo más de cuatro años. Venía con cuerpecito y carita y pesaba 3,5 kilos. Por supuesto ese niño ha crecido escuchando música rock a todas horas y a día de hoy incluso se podría decir que empieza a tener sus propios gustos. Va uno en el coche y el niño te dice: “esa no papá, ponme a Jero Romero” o bien “papi, quiero escuchar ME HUELEN LAS MANOS A GASOIL Y CHOCOLATINA (lease Los Deltonos)”, tanto es así que a veces la verdad, desespera un poquito.

La cuestión es que uno, después de hacerse padre se da cuenta de que esa música que uno consideraba tan rompedora se podría incluso tachar de “infantil” por la conexión tan grande que hay entre niños y rock. Si uno va a una guardería y les pone a un grupo de niños un tema, digamos que de Chuck Berry, es decir Rock and Roll del más primitivo y bailable, lo más probable es que ni uno de los pequeños se quede sin pegar saltos como si la vida les fuera en ello, es decir, casi que lo mismo que yo haría.

La propia industria infantil no es ajena a ello, y si analizamos la música de series infantiles, películas de cine, videojuegos, etc, todas van acompañadas de música que beben de fuentes genuinamente rocanroleras.

Afortunadamente, otro tipo de promotores, más alternativos, se han dado cuenta del tema y ya proliferan por varias ciudades españolas, conciertos de rock o incluso festivales dirigidos a los más pequeños donde pueden disfrutar padres e hijos por igual, además de la satisfacción de los padres de poder educar a sus hijos en esas experiencias que para ellos fueron tan enriquecedoras.

Al hilo de esto, también están de moda las listas de canciones de rock que podrían escuchar los niños, o que tú escucharías con tu hijo, etc.

Nosotros hoy le damos la vuelta a la tortilla y lo que les mostramos a continuación son canciones supuestamente infantiles, pero versioneadas por grupos de rock y dirigidas a mayores.

La primera se trata de la canción de Casimiro que muchos recordaréis como la canción que nos ponían a los pequeños en la tele para que nos fuéramos a la cama, o lo que es lo mismo, para marcar el comienzo de la programación para adultos. La interpreta SINIESTRO TOTAL, con Miguel Costas a la voz y Julián Hernández a la batería.

En segundo lugar tenemos una versión del clásico de los payasos de la tele “Susanita tiene un ratón”, interpretada por MALCONSEJO en un reciente reunión del grupo en febrero de 2013.

El tercero que nos ocupa es JOSELE SANTIAGO haciendo una versión de, ni más ni menos, la rana Gustavo de Barrio Sésamo, “Ser verde” que reivindicaba la ranita y que Josele incluyó en uno de sus discos.

A continuación, una versión de la banda sonora de los dibujos de La Pantera Rosa, tema perteneciente al repertorio de los gaditanos HERMANOS DALTON y que no falla o fallaba en ninguno de sus conciertos.

La quinta posición es para el grupo de los hermanos Ferreiro LOS PIRATAS interpretando una versión de la banda sonora de la popular serie Marco, de los Apeninos a los Andes, “Somos dos” más conocida por “Mi mono Amedio y yo”.

Y por último, hemos rescatado un tema de los frikis THE PETERSELLERS, no sabíamos si decantarnos por una versión de Mazinguer Z o por Súper Disco Chino de Enrique y Ana, al final nos hemos decantado por ésta última porque el video se visualizaba un poquito mejor

Bueno pues, esperamos que les haya gustado la selección. Aquí mi hijo me dice que para él son demasiado infantiles, que si no tengo algo de Jero Romero, bruuu…..

Deja un comentario